Corea — Radionúclidos (DS495)

Resumen del asunto ante la OMC
Corea – Prohibiciones de importación, y prescripciones en materia de pruebas y certificación relativas a los radionúclidos (DS495)

Foto: Planta de energía nuclear de Fukushima Dai-ichi
Información general
Informe del grupo especial
Informe del Órgano de Apelación
Reclamante
Japón
Demandado
República de Corea
Terceros
Estados Unidos; Unión Europea; Noruega; Nueva Zelandia; India; Federación de Rusia; Taipei Chino; China; Guatemala; Canadá; Brasil
Solicitud de celebración de consultas
21 de mayo de 2015
Solicitud de establecimiento de un grupo especial
20 de agosto de 2015
Grupo especial establecido
28 de septiembre de 2015
Informe del grupo especial
22 de febrero de 2018
Informe del Órgano de Apelación
no distribuido
Medidas en litigio
En respuesta al accidente de la planta de energía nuclear de Fukushima Dai-ichi (Fukushima Dai-ichi Nuclear Power Plant, FDNPP) del 11 de marzo de 2011, la República de Corea impuso varias medidas para impedir la entrada de productos contaminados al mercado de la Corea del Sur. El Japón impugna sólo algunas de esas, a saber (2.112 — 2.114*):
* De aquí en adelante entre paréntesis están las referencias a los parrafos correspondientes del informe del grupo especial.

1. Las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2011 para los productos no pesqueros (salvo los de la ganadería) cuando se detectan cantidades traza de cesio o yodo.
2. Las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2013 para los productos de la pesca y de la ganadería cuando se detectan cantidades traza de cesio o yodo.
3. Las prohibiciones de importación de productos específicos de 2012 relativas al colín de Alaska procedente de Fukushima y al bacalao del Pacífico procedente de Aomori, Iwate, Miyagi, Ibaraki y Fukushima.
4. La prohibición general de importar de 2013 que afecta a todos los productos de la pesca procedentes de ocho prefecturas (Aomori, Chiba, Fukushima, Gunma, Ibaraki, Iwate, Miyagi and Tochigi), con respecto a 28 productos de la pesca.

En el próximo cuadro se resumen las medidas impugnadas, los productos y regiones a los que se aplican, y la fecha en que se impusieron (2.115).

El siguiente gráfico muestra la cronología de la imposición de las medidas de Corea. Las medidas en rojo que figuran debajo de la línea son las que impugna el Japón (2.116).
Alegaciones legales del Japón
Párrafo 6 del artículo 5 del Acuerdo MSF
Las medidas en litigio entrañan un grado de restriccíon del comercio mayor del requerido para lograr el nivel adecuado de protección sanitaria de Corea.

Párrafo 3 del artículo 2 del Acuerdo MSF
Las medidas en litigio discriminen de manera arbitraria o injustificable entre Miembros en que prevalezcan condiciones similares.

Artículo 7 del Acuerdo MSF; párrafos 1 y 3 del Anexo B del Acuerdo MSF
El anuncio de las medidas mediante comunicados de prensa publicados en sitios web del Gobierno no fue suficiente para cumplir las obligaciónes en el párrafo 1 del Anexo B. Además, las respuestas del Servicio de información de Corea no cumplieron las obligaciones que corresponden a Corea en virtud del párrafo 3 del Anexo B.

Artículo 8 del Acuerdo MSF; Anexo C del Acuerdo MSF
Las prescripciones en materia de prubas adicionales son incompatibles con las obligaciones en materia de procedimientos que corresponden a Corea en virtud del:
a) apartado a) del párrafo 1 del Anexo C (prohibición de discriminación en la iniciación y ultimación de procedimientos)
b) apartado c) del párrafo 1 del Anexo C (prohibición de exigir más información que es necesario);
c) apartado e) del párrafo 1 del Anexo C (las prescripciones para muestras individuales de un producto deben limitarse a lo que sea razonable y necesariono);
d) apartado g) del párrafo 1 del Anexo C (prohibición de discriminación en los criterios en cuanto al emplazamiento de las instalaciones utilizadas en los procedimientos y la selección de muestras).
Acuerdo MSF
Artículo 5. Evaluación del riesgo y determinación del nivel adecuado de protección sanitaria o fitosanitaria
[…]
6. Sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo 2 del artículo 3, cuando se establezcan o mantengan medidas sanitarias o fitosanitarias para lograr el nivel adecuado de protección sanitaria o fitosanitaria, los Miembros se asegurarán de que tales medidas no entrañen un grado de restricción del comercio mayor del requerido para lograr su nivel adecuado de protección sanitaria o fitosanitaria, teniendo en cuenta su viabilidad técnica y económica3.

3 A los efectos del párrafo 6 del artículo 5, una medida sólo entrañará un grado de restricción del comercio mayor del requerido cuando exista otra medida, razonablemente disponible teniendo en cuenta su viabilidad técnica y económica, con la que se consiga el nivel adecuado de protección sanitaria o fitosanitaria y sea significativamente menos restrictiva del comercio.
[…]
Acuerdo MSF
Artículo 2. Derechos y obligaciones básicos
[…]
3. Los Miembros se asegurarán de que sus medidas sanitarias y fitosanitarias no discriminen de manera arbitraria o injustificable entre Miembros en que prevalezcan condiciones idénticas o similares, ni entre su propio territorio y el de otros Miembros. Las medidas sanitarias y fitosanitarias no se aplicarán de manera que constituyan una restricción encubierta del comercio internacional.
[…]
Acuerdo MSF
Artículo 7. Transparencia
Los Miembros notificarán las modificaciones de sus medidas sanitarias o fitosanitarias y facilitarán información sobre sus medidas sanitarias o fitosanitarias de conformidad con las disposiciones del Anexo B.
Acuerdo MSF
Anexo B. TRANSPARENCIA DE LAS REGLAMENTACIONES SANITARIAS Y FITOSANITARIAS
Publicación de las reglamentaciones
1. Los Miembros se asegurarán de que todas las reglamentaciones sanitarias y fitosanitarias5 que hayan sido adoptadas se publiquen prontamente de manera que los Miembros interesados puedan conocer su contenido.

5 Medidas sanitarias y fitosanitarias tales como leyes, decretos u órdenes que sean de aplicación general.
[...]
Servicios de información
3. Cada Miembro se asegurará de que exista un servicio encargado de responder a todas las peticiones razonables de información formuladas por los Miembros interesados y de facilitar los documentos pertinentes referentes a:
(а) las reglamentaciones sanitarias o fitosanitarias que se hayan adoptado o se proyecte adoptar dentro de su territorio;
(b) los procedimientos de control e inspección, regímenes de producción y cuarentena, y procedimientos relativos a las tolerancias de plaguicidas y de aprobación de aditivos alimentarios, que se apliquen en su territorio;
(с) los procedimientos de evaluación del riesgo, factores tomados en consideración y determinación del nivel adecuado de protección sanitaria o fitosanitaria;
(d) la condición de integrante o participante del Miembro, o de las instituciones competentes dentro de su territorio, en organizaciones y sistemas sanitarios y fitosanitarios internacionales y regionales, así como en acuerdos bilaterales y multilaterales dentro del alcance del presente Acuerdo, junto con los textos de esos acuerdos.
[...]
Acuerdo MSF
Artículo 8. Procedimientos de control, inspección y aprobación
Los Miembros observarán las disposiciones del Anexo C al aplicar procedimientos de control, inspección y aprobación, con inclusión de los sistemas nacionales de aprobación del uso de aditivos o de establecimiento de tolerancias de contaminantes en los productos alimenticios, en las bebidas o en los piensos, y se asegurarán en lo demás de que sus procedimientos no sean incompatibles con las disposiciones del presente Acuerdo.
Acuerdo MSF
Anexo C. PROCEDIMIENTOS DE CONTROL, INSPECCIÓN Y APROBACIÓN7
7 Los procedimientos de control, inspección y aprobación comprenden, entre otros, los procedimientos de muestreo, prueba y certificación.
Acuerdo MSF
Anexo C. PROCEDIMIENTOS DE CONTROL, INSPECCIÓN Y APROBACIÓN7
7 Los procedimientos de control, inspección y aprobación comprenden, entre otros, los procedimientos de muestreo, prueba y certificación.

1. Con respecto a todos los procedimientos para verificar y asegurar el cumplimiento de las medidas sanitarias y fitosanitarias, los Miembros se asegurarán:
(а) de que esos procedimientos se inicien y ultimen sin demoras indebidas y de manera que no sea menos favorable para los productos importados que para los productos nacionales similares;
[...]
Acuerdo MSF
Anexo C. PROCEDIMIENTOS DE CONTROL, INSPECCIÓN Y APROBACIÓN7
7 Los procedimientos de control, inspección y aprobación comprenden, entre otros, los procedimientos de muestreo, prueba y certificación.

1. Con respecto a todos los procedimientos para verificar y asegurar el cumplimiento de las medidas sanitarias y fitosanitarias, los Miembros se asegurarán:
[...]
(с) de que no se exija más información de la necesaria a efectos de los procedimientos de control, inspección y aprobación apropiados, incluidos los relativos a la aprobación del uso de aditivos o al establecimiento de tolerancias de contaminantes en productos alimenticios, bebidas o piensos;
[...]
Acuerdo MSF
Anexo C. PROCEDIMIENTOS DE CONTROL, INSPECCIÓN Y APROBACIÓN7
7 Los procedimientos de control, inspección y aprobación comprenden, entre otros, los procedimientos de muestreo, prueba y certificación.

1. Con respecto a todos los procedimientos para verificar y asegurar el cumplimiento de las medidas sanitarias y fitosanitarias, los Miembros se asegurarán:
[...]
(e) de que las prescripciones que puedan establecerse para el control, inspección y aprobación de muestras individuales de un producto se limiten a lo que sea razonable y necesario;
[...]
Acuerdo MSF
Anexo C. PROCEDIMIENTOS DE CONTROL, INSPECCIÓN Y APROBACIÓN7
7 Los procedimientos de control, inspección y aprobación comprenden, entre otros, los procedimientos de muestreo, prueba y certificación.

1. Con respecto a todos los procedimientos para verificar y asegurar el cumplimiento de las medidas sanitarias y fitosanitarias, los Miembros se asegurarán:
[...]
(g) de que se apliquen los mismos criterios en cuanto al emplazamiento de las instalaciones utilizadas en los procedimientos y la selección de muestras a los productos importados que a los productos nacionales, con objeto de reducir al mínimo las molestias que se causen a los solicitantes, los importadores, los exportadores o sus agentes;
[...]
Las principales constataciones sustantivas del grupo especial
I. Las medidas de Corea no estan comprendidas en el ambito de aplicación del párrafo 7 del artículo 5 como ninguna de ellas cumple las cuatro prescripciones del artículo

Aunque la primera medida (las prescripciones en materia de pruebas adicionales para los productos no pesqueros, salvo los de la ganadería, impuestas en el 2011 justo después del accidente) se adoptó en una situación en la que los testimonios científicos pertinentes eran insuficientes (7.84), no se revisó en un plazo razonable de conformedad con la información adicional obtenida dentro de tal plazo (7.110).

Las demás tres medidas (las prohibiciones de importación de 2012 que afectan a productos específicos procedentes de 5 prefecturas, la prohibición general de importar de 2013 que afecta a los 28 productos de la pesca procedentes de ocho prefecturas, las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2013 para los productos de la pesca y de la ganadería) se adoptaron en una situacion en la que los testimonios científicos "no eran insuficientes" (7.96, 7.108) y no se revisaron en un plazo razonable (7.110).

Además, la prohibición general de importar de 2013 y las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2013 no se basaron en la información pertinente disponible (7.109).

Más sobre los argumentos de las partes y el razonamiento del grupo especial sobre la cuestión
SPS Agreement
Article 5. Assessment of Risk and Determination of the Appropriate Level
of Sanitary or Phytosanitary Protection
[…]
7. In cases where relevant scientific evidence is insufficient, a Member may provisionally adopt sanitary or phytosanitary measures on the basis of available pertinent information, including that from the relevant international organizations as well as from sanitary or phytosanitary measures applied by other Members. In such circumstances, Members shall seek to obtain the additional information necessary for a more objective assessment of risk and review the sanitary or phytosanitary measure accordingly within a reasonable period of time.
[…]
aSi las medidas de Corea están comprendidas en el ambito de aplicación del párrafo 7 del artículo 5 del Acuerdo MSF

Corea sostuvo que los testimonios científicos eran insuficientes para llevar a cabo una evaluación adecuada de los riesgos de consumir productos alimenticios japoneses contaminados con radionúclidos liberados por la FDNPP. Corea no adujo que los testimonios científicos fueran insuficientes para determinar el riesgo que entrañan los radionúclidos para la salud humana, o la manera de realizar pruebas para detectar la presencia de radionúclidos en los productos alimenticios con el fin de asegurarse de que sea inferior a los límites establecidos, sino que la información era insuficiente para conocer el alcance de la liberación de radionúclidos durante y después del accidente nuclear de Fukushima Dai-ichi (7.79).

En particular, Corea indentificó la insuficiencia de los siguientes datos (7.80):
  • la cantidad y los tipos de radionúclidos liberados durante el accidente de la FDNPP (en particular, de radionúclidos distintos del cesio);
  • la cantidad y el tipo de los radionúclidos liberados desde el accidente de la FDNP;
  • los tipos y la cantidad de los radionúclidos remanentes en la FDNPP;
  • el estado del material radiactivo remanente en la FDNPP;
  • la probabilidad de futuras liberaciones de materiales radiactivos al océano;
  • la cantidad y el tipo de los radionúclidos presentes en tierra y en el océano frente a la costa del Japón;
  • la cantidad y el tipo de los radionúclidos presentes en los fondos marinos;
  • la cantidad y el tipo de radionúclidos ingeridos por las especies marinas que viven en el océano frente a la costa del Japón;
  • la relación entre el cesio y otros radionúclidos.
Corea adujo además que los datos recopilados en el marco del programa de control alimentario del Japón tienen una utilidad y representatividad limitadas a efectos de la realización de una evaluación del riesgo apropiada. Corea sostuvo que la información sobre los radionúclidos distintos del cesio era insuficiente a causa de las características singulares del accidente de la FDNPP, entre las que se incluye el vertido continuo de residuos radiactivos líquidos, que hacen que las estimaciones de las cantidades de estroncio realizadas por el Japón, basadas en la suposición de una ratio constante entre el Sr-90 y el Cs-137, resulten injustificadas (7.81).

Japón sostuvo que en los testimonios científicos no hay ninguna incertidumbre o insuficiencia pertinentes que justifique la discriminación contra los productos alimenticios japoneses o que haga necesarias las restricciones comerciales impuestas a esos productos. Según el Japón, Corea no había evaluado los testimonios científicos pertinentes y "parece decidida a ignorar los abundantes testimonios científicos". El Japón cita informes del UNSCEAR (Comité Científico de las Naciones Unidas sobre los Efectos de la Radiación Atómica), el OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica) y la OMS (Organización Mundial de la Salud), así como un examen conjunto del OIEA y la FAO. Según el Japón, la decisión de Corea de no considerar los testimonios científicos disponibles no refuta la existencia de esos testimonios (7.82).

El grupo especial estimó que, dado que la situación con respecto a la suficiencia de los dados evolucionaba con el paso del tiempo, le corresponde al grupo investigar tal suficiencia para cada una de las medidas en el momento de su adopción (7.83). Observando que los organismos de reglamentación no conocían con certitud el alcance del accidente, en particular los radionúclidos que habían sido liberados al medio ambiente y en qué cantidades, el grupo especial dijo que estaba de acuerdo con el Japón en que las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2011 fueron adoptadas en una situación en la que los testimonios científicos eran insuficientes (7.84).

El grupo especial recordó que las prohibiciones de importación de productos específicos (esto es, las referidas al colín de Alaska procedente de Fukushima y al bacalao del Pacífico procedente de Aomori, Iwate, Miyagi, Ibaraki y Fukushima) adoptadas por Corea reproducieron las restricciones internas impuestas por el Japón. El Japón impuso (y posteriormente retiró) esas medidas basándose en una valoración de su Comisión de Inocuidad de los Alimentos sobre los niveles de radiación en los alimentos que tendrían consecuencias para la salud, junto con los datos de vigilancia relativos a productos concretos en determinadas prefecturas. La propia Corea afirma que se basó en las conclusiones del Japón al elaborar sus medidas (7.86).

En 2013, Corea endureció sus medidas ya existentes estableciendo una prohibición general de importar aplicable a todos los productos de la pesca procedentes de ocho prefecturas y ampliando las prescripciones en materia de pruebas adicionales a los productos de la pesca y la ganadería. Estas medidas fueron una respuesta a la divulgación, en julio de 2013, de la existencia de fugas en la FDNPP. Ambas partes esaban de acuerdo en que había habido fugas en la FDNPP desde el accidente inicial en marzo de 2011 (7.87).

Corea adujo que existaron fugas de radionúclidos en cantidades no reveladas, y que esta incertidumbre sobre la cantidad total liberada supone que no existen testimonios científicos suficientes para llevar a cabo una evaluación del riesgo (7.88).

Sin embargo, los expertos a los que recurrió el grupo especial reiteraron que la mejor forma de saber lo que contienen los alimentos consumidos es someterlos a pruebas. La incertidumbre en cuanto a las cantidades de radionúclidos liberados en el accidente de la FDNPP y la proporción entre los diferentes radionúclidos no es una cuestión importante, ya que resulta mucho más útil realizar mediciones en los alimentos. Solo deberían utilizarse modelos extrapolados a partir de los niveles medidos en el entorno si no resulta posible efectuar la medición en los alimentos. Además, como las cantidades totales de las liberaciones posteriores fueron mucho menores que la liberación inicial, las correspondientes incertidumbres también son mucho menores. Dichas incertidumbres no podrían impedir alcanzar conclusiones válidas sobre los niveles potenciales de contaminación en los alimentos (7.92).

El grupos especial
estimó que lo mismo se podía decir de los argumentos formulados por Corea acerca de:
  • la incertidumbre sobre las cantidades de radionúclidos remanentes en el reactor;
  • la incertidumbre sobre los niveles de contaminación ambiental en el agua de mar, los sedimentos, el suelo y el aire;
  • la posibilidad de una nueva fuga significativa;
  • la presencia potencial de micropartículas ricas en cesio en el suelo;
  • los depósitos de radionúclidos en las cuencas fluviales, estuarios marinos y zonas costeras.
Todos los expertos indicaron que dicha información no es crítica para evaluar el riesgo para el ser humano derivado del consumo de alimentos que contengan radionúclidos. El Grupo Especial recordó que las medidas de Corea no están destinadas a proteger de la exposición ambiental a los radionúclidos, sino a proteger a los consumidores coreanos de la exposición a productos que contengan niveles de radionúclidos superiores al nivel adecuado de protección de Corea expresado mediante sus niveles de tolerancia establecidos. Por consiguiente, las preocupaciones de Corea no guardan relación directa con la capacidad de Corea de llevar a cabo una evaluación del riesgo en relación con el riesgo abordado: la exposición a los radionúclidos por consumo de alimentos contaminados. Los expertos confirmaron unánimemente que esa información ambiental es irrelevante para la determinación de los niveles de contaminación en productos alimenticios concretos (7.93).

Corea también se refirió a una insuficiencia de testimonios científicos que no está relacionada con la contaminación existente, sino que se refiere a la posible contaminación futura. Por ejemplo, Corea adujo que existen testimonios insuficientes sobre los tipos, la cantidad y la situación de los radionúclidos remanentes en la FDNPP y la probabilidad de liberaciones futuras de materiales radiactivos al océano (7.95).

El grupo especial dijo que era sensible al temor de Corea, pero observó que, en primer lugar, datos detallados, frecuentes y públicos relativos a la vigilancia del agua del mar se dispone alrededor del puerto de la FDNPP, además de los datos relativos al control alimentario y los datos de la ERD (base de datos de la Autoridad de Reglamentación Nuclear sobre radiactividad ambiental) que están a disposición del público. Cabría, por consiguiente, esperar que cualquier nueva fuga significativa se detectara rápidamente permitiendo a las autoridades japonesas y coreanas responder adecuadamente. Y en segundo lugar, un riesgo semejante no se limita a Fukushima Dai-ichi, sino que podríaa producirse en cualquier central nuclear en cualquier momento. Este es precisamente el tipo de incertidumbre inherente y permanente que no pretendía abordar el párrafo 7 del artículo 5 como dicha incertidumbre no está relacionada con los datos científicos necesarios para evaluar los riesgos asociados al consumo de alimentos contaminados, sino con la incertidumbre inherente de la vida. Al mismo tiempo, si se produjese otro incidente, Corea estaríaa en su derecho de volver a evaluar el riesgo sanitario planteado por los productos alimenticios afectados por dicho incidente y de imponer las MSF oportunas (7.95, 7.108).

El grupo especial también constató que, en contra de lo que tendría que hacer un Miembro de la OMC que impone una medida sanitaria para que se aplique el párrafo 7 del articulo 5, Corea:
  • no basó la prohibición general a importar de 2013 ni las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2013 en la informaci;on pertinente disponible (7.109);
  • no revisó ninguna de las medidas en un plazo rezonable (7.110).
Como ninguna de las cuatro medidas adoptadas por Corea y impugnadas por el Japón cumple todas las condiciones de la aplicabilidad del párrafo 7 del artículo 5 (incluso las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2011, aunque, como constató el grupo especial, adoptadas en una situación en la que los testimonios científicos era insuficientes, no se revisaron en un plazo razonable), estas medidas no están comprendidas en el ambito de aplicación del párrafo 7 del artículo 5 (7.111).

II. En el momento del establecimiento del grupo especial (28 de septiembre de 2015) las 4 medidas en litigio eran, y siguen siendo, incompatibles con el párrafo 6 del artículo 5 del Acuerdo MSF

El Japón propuso una sola medida alternativa con respecto a las medidas impugnadas, a saber la realización de pruebas de cesio, para verificar que el contenido de cesio en los productos no supera el nivel de 100 Bq/kg fijado por Corea (como medio de controlar tanto la contaminación por cesio como la contaminación por radionúclidos adicionales) y denegación de la entrada a productos con el nivel de cesio por encima de 100 Bq/kg.

Es decir, la alternativa propuesta por el Japón implica la retirada de las prescripciones en materia de pruebas adicionales y, todavía más, de las prohibiciones a importar.

El grupo especial concluyó que el nivel de protección establecido por Corea se puede formular como: "Para mantener los niveles de radiactividad en los alimentos consumidos por los coreanos "en niveles que existen en el medio ambiente normal — en ausencia de radiación procedente de un accidente nuclear importante — y mantener así unos niveles de contaminación radiactiva en los alimentos "tan bajos como razonablemente puedan alcanzarse" (as low as reasonably achievable — ALARA), por debajo del límite de dosis de radiación de 1 mSv/año" (7.172).

El grupo especial constató que la medida alternativa propuesta por el Japón es:
1. técnica y económicamente viable;
2. significativamente menos restrictiva del comercio;
3. desde el 2013 (pero no antes — por la insuficencia de los testimonios científicos justo después del accidente de 2011 y la suficiencia de los testimonios científicos en 2012 para concluir que los productos en cuestión procedentes de algunas prefecturas no eran inocuos) permitiría lograr el nivel adecuado de protección (NADP) de Corea (exposición a la radiación contenida en los alimentos al nivel inferior a 1 mSv/año y probablemente mucho menor) – con una excepción. El grupo especial observó que durante todo 2013 el Japón mantuvo restricciones a la distribución de bacalao del Pacífico procedente de Fukushima e Ibaraki, porque consideraba que no era inocuo. Como resultado, el grupo especial constató que la medida alternativa no permitiría lograr el NADP de Corea con respecto a bacalao del Pacífico procedente de Fukushima e Ibaraki (7.251).

En vista de ello, el grupo especial constató que:

1. Las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2011 y las prohibiciones de importación de productos específicos de 2012 de Corea no entrañaban un grado de restricción del comercio mayor del requerido cuando se adoptaron. No obstante, en el momento del establecimiento del grupo especial, se mantenían de manera incompatible con el párrafo 6 del artículo 5 del Acuerdo MSF porque entrañaban un grado de restricción del comercio mayor del requerido (7.254).

2. Las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2013 se adoptaron y mantuvieron de manera incompatible con el párrafo 6 del artículo 5 del Acuerdo MSF porque entrañaban y entrañan un grado de restricción del comercio mayor del requerido (7.255).

3. La prohibición general de importar en el momento de su adopción (con la excepción de las prohibiciones relativas al bacalao del Pacífico originario de Fukushima e Ibaraki) y en el momento del establecimiento del grupo especial (sin excepciones) era, y sigue siendo, incompatible con el párrafo 6 del artículo 5 del Acuerdo MSF porque entrañaba y entraña un grado de restricción del comercio mayor del requerido (7.256).

Más sobre los argumentos de las partes y el razonamiento del grupo especial sobre la cuestión
Becquerel
Unidad derivada del Sistema Internacional de Unidades (SI) que mide la actividad radiactiva.
Sievert, millisievert
Unidad derivada del Sistema Internacional de Unidades (SI) que mide la dosis de radiación absorbida por la materia viva.
La cuestión de si las medidas de Corea entrañan un grado de restricción del comercio mayor del requerido para lograr el nivel adecuado de protección de Corea (violación del párrafo 6 del artículo 5 del Acuerdo MSF)

Para contestar a esta cuestión, el grupo especial tiene que determinar, con respecto a cada una de las medidas en litigio, si existe otra medida sanitaria que:
  • es razonablemente disponible a Corea, teniendo en cuenta su viabilidad técnica y económica;
  • permite lograr el nivel adecuado de protección sanitaria de Corea; and
  • es significativamente menos restrictiva del comercio que la medida sanitaria impugnada (7.116).
El Japón propuso una sola medida alternativa con respecto a las medidas impugnadas, a saber, la realización de pruebas de cesio, para verificar que el contenido de cesio en los productos no supera el nivel de 100 Bq/kg fijado por Corea (como medio de controlar tanto la contaminación por cesio como la contaminación por radionúclidos adicionales), y denegación de la entrada a productos con el nivel de cesio por encima de 100 Bq/kg. El Japón sostuvo que las pruebas de cesio bastarían por sí solas para asegurar que la exposición de los coreanos a los radionúclidos a través del consumo de alimentos fuera inferior a 1 mSv/año, siempre que los niveles de cesio en las importaciones procedentes del Japón fueran inferiores a 100 Bq/kg. El Japón había calculado que la aplicación de este límite a las importaciones se traduciría en una dosis de exposición máxima estimada en 0,8 mSv/año (0,94 mSv/año en el peor de los casos) (7.120).


  • Viabilidad técnica y económica
El grupo especial declaró que, como Corea ya realiza pruebas de cesio y yodo en muestras seleccionadas aleatoriamente de cada envío de productos japoneses que cruza su frontera, a falta de cualquier refutación de la acreditación prima facie del Japón de que Corea es perfectamente capaz desde el punto de vista técnico y económico de realizar pruebas de cesio y yodo en cada envío de productos alimenticios japoneses, el Japón ha establecido que la medida alternativa propuesta es técnica y económicamente viable (7.149).

  • La cuestión de si la medida alternativa propuesta por el Japón es significativamente menos restrictiva del comercio que las medidas de Corea
Corea no discutó que la medida alternativa del Japón sería menos restrictiva del comercio que una prohibición de importación. Sin embargo, adujo que la alternativa propuesta no es significativamente menos restrictiva del comercio que las medidas actualmente vigentes con respecto a las prescripciones en materia de pruebas adicionales (7.150).

En este respecto, el Japón impugnó la prescripción de realizar pruebas de radionúclidos adicionales si el contenido de cesio o yodo es superior a 0,5 pero inferior a 100 Bq/kg. En su opinión, esas pruebas adicionales son innecesarias desde el punto de vista de la protección sanitaria y son restrictivas del comercio debido al tiempo y los costos adicionales asociados a ellas. El Japón adujo que tales pruebas equivalen a una prohibición de facto (7.151).

El Japón presentó al grupo especial pruebas (basadas en un comunicade de prensa del Ministerio de Océanos y Pesca de Corea) de que el costo de las pruebas adicionales, si estas se realizaban en Corea, ascendería a alrededor de la mitad del valor del envío medio de productos de la pesca exportados del Japón a Corea (8.000 dólares EE.UU.). El Japón argumentó que los exportadores incurririán en mayores costos de almacenamiento en Corea mientras esperan los resultados de las pruebas o que una alternativa más probable para evitar el deterioro de los productos perecederos sería que optaran por devolver el envío al Japón para su venta en el mercado interno. El Japón adujo que las prescripciones en materia de pruebas adicionales hacen que sea prácticamente imposible comercializar en Corea productos alimenticios frescos en los que se hayan detectado cantidades traza de cesio y yodo (7.154).

El grupo especial observó que el antedicho comunicado de prensa ciertamente indicaba que las pruebas relativas a otros radionúclidos llevan más de seis semanas y, debido al incremento de los costos de almacenamiento y al deterioro de la comercialidad, generalmente el producto se envía de vuelta (nota 681). Según el grupo especial, los hechos a que se hace referencia en el comunicado de prensa confirman el carácter sumamente restrictivo del comercio de las prescripciones en materia de pruebas adicionales (7.154).

El grupo especial constató, a falta de cualquier refutación de la acreditación prima facie del Japón en relación con los costos y el tiempo adicionales requeridos para las pruebas adicionales, que la medida alternativa propuesta es significativamente menos restrictiva del comercio que las prescripciones en materia de pruebas adicionales (7.156).

  • La cuestión de si con la medida alternativa propuesta por el Japón se consigue el nivel adecuado de protección (NADP) de Corea
NADP de Corea
El Japón afirmó que el NADP de Corea es de 1 mSv/año (7.161).

Corea indicó que su NADP tenía por objeto mantener los niveles de radiactividad en los alimentos consumidos por los coreanos "en niveles existentes en el medio ambiente normal — es decir, en ausencia de radiación debida a un accidente nuclear importante — y mantener así unos niveles de contaminación radiactiva en los alimentos 'tan bajos como razonablemente puedan alcanzarse' (as low as reasonably achievable, ALARA)" (7.162).

Corea sostuvo que su NADP "no es un umbral cuantitativo fijo sino que pretende más bien lograr un nivel de protección de alto a muy alto, inferior al límite de dosis de 1 mSv/año". Según Corea, el límite de dosis de 1 mSv/año no es su NADP, sino más bien el límite superior del nivel de riesgo "tolerable", mientras que su NADP es un nivel inferior a ese límite reflejado por el principio ALARA (7.163).

El grupo especial finalmente constató que el NADP de Corea se puede formular como:
"Mantener los niveles de radiactividad en los alimentos consumidos por los coreanos "en niveles que existen en el medio ambiente normal — en ausencia de radiación procedente de un accidente nuclear importante — y mantener así unos niveles de contaminación radiactiva en los alimentos "tan bajos como razonablemente puedan alcanzarse" (as low as reasonably achievable, ALARA), por debajo del límite de dosis de radiación de 1 mSv/año" (7.172).

Nivel de protección que si consigue con la medida alternativa propuesta por el Japón
El grupo especial declaró que, al determinar si con la medida alternativa propuesta por el Japón se consigue el NADP de Corea, él examinaría (7.178):
  • la identificación y caracterización de los contaminantes de que se trata;
  • los niveles de contaminantes en los productos alimenticios japoneses;
  • el grado en que los consumidores coreanos estarán expuestos a radionúclidos a través de su dieta si se adopta la medida alternativa propuesta por el Japón; y
  • la caracterización de los riesgos.
En el marco de este análisis, los expertos a los que recurrió el grupo especial coincidieron en que varios resultados de pruebas presentados por el Japón respaldan de manera estadísticamente válida la tesis de que los productos de agropecuarios y pesqueros que contienen menos de 100 Bq/kg de cesio contendrán una cantidad de radionúclidos adicionales del Codex Alimentarius inferior o muy inferior a sus niveles de tolerancia. Un experto observó que la frecuencia de muestreo y la cobertura relativa de los diferentes productos alimenticios superan con creces lo que se prevé en Europa en el caso de la vigilancia cinco años después de un accidente nuclear (7.205, 7.225).

Los expertos tambien declararon que, incluso si la proporción de productos japoneses en el mercado coreano de alimentos volviera a situarse en el 0,37%, los datos apoyaron la conclusión de que la exposición alimentaria resultante seguiría siendo inferior a 1 mSv/año. Concretamente, incluso si las importaciones japonesas en Corea aumentaran de manera que todos los productos de la pesca procedan del Japón, la dosis recibida por el consumo de esos productos seguiría siendo muy baja (7.237).

Basandose en estos datos, entre otros, el grupo especial hizo las siguientes constataciones:
  • Puesto que, como había constatado el grupo especial, en el momento de la adopción de las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2011 los testimonios científicos eran insuficientes para llegar a conclusiones sobre los niveles de radionúclidos presentes en los productos japoneses (en particular, los datos no eran suficientes para respaldar la conclusión de que los niveles de estroncio y plutonio habrían sido normalmente inferiores a los niveles de cesio presente en los productos y que la realización de pruebas con respecto al límite de 100 Bq/kg de cesio habría asegurado que los niveles de los demás radionúclidos eran inferiores a sus niveles de referencia del Codex Alimentarius), el grupo especial no puede concluir que en el momento en que se adoptaron las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2011 la medida alternativa del Japón habría asegurado una exposición humana inferior al límite de dosis de 1 mSv/año (7.242).
  • Asimismo, puesto que, como había constatado el grupo especial, los testimonios científicos eran suficientes para justificar la imposición de las prohibiciones de productos específicos en 2012 (en particular, el Japón realizó su propia evaluación de los riesgos y determinó que los productos no eran inocuos para su distribución)1, los testimonios no respaldan la conclusión de que con la medida alternativa del Japón se habría logrado 1 mSv/año en 2012 con respecto al colín de Alaska y el bacalao del Pacífico procedentes de las cinco prefecturas pertinentes (7.242).
  • Sin embargo, al menos desde 2013, realizar pruebas de cesio y denegar la entrada de productos con el contenido de cesio por encima de 100 Bq/kg es suficiente para evitar la importación de productos con el contenido de otros radionúclidos por encima de los niveles de tolerancia. En particular, los datos de las mediciones reales de los niveles de radionúclidos en los alimentos confirman que el cesio está siempre presente en mayores cantidades que el estroncio, y que el nivel de plutonio es sumamente bajo e imposible de distinguir de los niveles de fondo preexistentes en el Pacífico como consecuencia de los ensayos con armas. Dado que es imposible realizar pruebas de cada pescado, una medida como la que propone el Japón puede considerarse razonable una vez que exista la certeza suficiente de que los datos de control muestran que los niveles son constantemente bajos y que, por tanto, la realización de pruebas sobre muestras de cada envío serán suficientes para detectar cualquier envío que contenga productos que superen los límites, o de que el número de productos que los superen será tan reducido que no tendrá ninguna repercusión importante en la dosis de exposición (7.243).
  • Por consiguiente, la utilización de la medida alternativa del Japón daría como resultado una dosis inferior a 1 mSv/año aun cuando el 100% de los alimentos consumidos fuera de origen japonés. Dado que los productos alimenticios japoneses representan una pequeña proporción del mercado coreano, su contribución prevista a la dosis de los consumidores coreanos sería considerablemente menor(7.244).
1 El grupo especial no había mencionado antés en el informe que los testimonios eran suficientes para la imposición de los prohibiciónes de importación de productos especificos de 2012. Había sólo establecido que en 2012 los testimonios científicos "no eran insuficientes" para llevar a cabo una evaluación del riesgo.

Conclusión general sobre el NADP
El grupo especial
concluyó que, desde 2013, con la medida alternativa del Japón se habría logrado un nivel máximo de exposición inferior a 1 mSv/año y probablemente mucho menor con respecto a los productos sujetos a las prescripciones en materia de pruebas adicionales (tanto las adoptadas en 2011 como las adoptadas en 2013), así como a todos los productos de la pesca sujetos a las prohibiciones de productos específicos y a la prohibición general de importar, con una excepción. El grupo especial observó que durante todo 2013 el Japón mantuvo restricciones a la distribución de bacalao del Pacífico procedente de Fukushima e Ibaraki, porque consideraba que no era inocuo2. Como resultado, el grupo especial constató que el Japón había establecido que con la medida alternativa propuesta se logra el NADP de Corea por lo que se refiere a la adopción de las prescripciones en materia de pruebas adicionales y las prohibiciones de importación respecto de los 28 productos de la pesca de 2013, con la excepción del bacalao del Pacífico procedente de Fukushima e Ibaraki (7.251).

2 Otra observación imprevista no mencionada en el informe antés.

Conclusión general sobre la presunta violación del párrafo 6 del artículo 5
El grupo especial
concluyó que el Japón había propuesto otra medida que es técnica y económicamente viable y es significativamente menos restrictiva del comercio que las medidas impugndas de Corea. Con la madida alternativa del Japón no habría logrado el nivel adecuado de protección de Corea en el momento de la adopción de las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2011 y las prohibiciones de importación de productos espicíficos. Igualmente, en el momento de la imposición de la prohibición general de 2013, con la medida alternativa del Japón no habría logrado el NADP de Corea con respecto al bacalao del Pacífico procedente de Fukushima e Ibaraki. Pero con respecto a las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2013 y los demás productos pesqueros y prefecturas dentro del alcance de la prohibición general de importación, con la medida alternativa propuesta por el Japón se habría conseguido el NADP de Corea en el momento de la adopción de las dos medidas en cuestión.
En todo caso, con respecto a todas las 4 medidas in litigio, con la medida alternativa propuesta por el Japón se habría logrado el NADP de Corea en el momento del establecimiénto del grupo especial y se sigue logrando hasta la fecha (7.253).

Por consiguiente:
  1. Las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2011 y las prohibiciones de importación de productos específicos de 2012 de Corea no entrañaban un grado de restricción del comercio mayor del requerido cuando se adoptaron. No obstante, en el momento del establecimiento del grupo especial, se mantenían de manera incompatible con el párrafo 6 del artículo 5 del Acuerdo MSF porque entrañaban un grado de restricción del comercio mayor del requerido (7.254).
  2. Las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2013 se adoptaron y mantuvieron de manera incompatible con el párrafo 6 del artículo 5 del Acuerdo MSF porque entrañaban y entrañan un grado de restricción del comercio mayor del requerido (7.255).
  3. La prohibición general de importar en el momento de su adopción (con la excepción de las prohibiciones relativas al bacalao del Pacífico originario de Fukushima e Ibaraki) y en el momento del establecimiento del grupo especial (sin excepciones) era, y sigue siendo, incompatible con el párrafo 6 del artículo 5 del Acuerdo MSF porque entrañaba y entraña un grado de restricción del comercio mayor del requerido (7.256).
III. En el momento del establecimiento del grupo especial (28 de septiembre de 2015) las 4 medidas en litigio eran, y siguen siendo, incompatibles con el párrafo 3 del artículo 2.3 del Acuerdo MSF

El grupo especial consideró que, en este caso, las condiciones pertinentes que hay que comparar entre los Miembros a fin de determinar si las condiciones son similares en el sentido del párrafo 3 del artículo 2 es si los productos procedentes del Japón y del resto del mundo tienen una posibilidad similar de estar contaminados por los 20 radionúclidos del Codex Alimentarius, en especial por cesio, yodo, estroncio y plutonio (los radionúclidos principales liberados al medio ambiente como consecuencia del accidente de la FDNPP), y si los niveles de contaminación serían inferiores a los niveles de tolerancia de Corea (7.283)

El grupo especial constató que el Japón no había satisfecho la carga de la prueba que le corresponde en lo que respecta a la existencia de condiciones similares en los productos japoneses y no japoneses en el momento de la adopción de las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2011 para los productos agropecuarios, los alimentos elaborados y los aditivos alimentarios — entre otras cosas, porque el Japón mismo reconoció que durante ese período los niveles de cesio en los productos alimenticios procedentes de las zonas más afectadas del Japón "aumentaron considerablemente" (7.301).

Igualmente, el Japón no satisfizo la carga de la prueba para demostrar su afirmación fáctica de que la posibilidad de contaminación por radionúclidos del bacalao del Pacífico y el colín de Alaska procedentes de las prefecturas pertinentes en 2012 fuera inferior a los niveles de tolerancia de Corea. Esto es porque, en particular, las restricciones impuestas por Corea fueron posteriores a la introducción por el Japón de sus propias restricciones internas a la distribución de estos dos productos de la pesca procedentes de las mismas prefecturas porque los niveles de cesio detectados en las muestras superaban el nivel de tolerancia de 100 Bq/kg. (7.302).

Sin embargo, en el momento del establecimiento del grupo especial en 2015, existían condiciones similares en el Japón y en otros Miembros para todos los productos alimenticios, incluidos los 28 productos de la pesca (7.321). En particular, los expertos confirmaron que los datos facilitados por el Japón respaldan razonablemente la conclusión de que en 2015 los niveles de concentración de cesio en los productos alimenticios japoneses, generalmente, volvieron a niveles inferiores a 100 Bq/kg. Corea reconoció a ese respecto que ninguno de los más de 188.000 envíos de productos alimenticios japoneses importados en Corea había contenido cesio por encima de 100 Bq/kg (7.309).

En estas condiciones, el mantenimiento de las prohibiciones de productos específicos respecto del bacalao del Pacífico y el colín de Alaska, así como la prohibiciín general de importar de 2013 respecto de los 28 productos de la pesca procedentes de las ocho prefecturas, dan trato discriminatorio a los productos japoneses (7.325). Como estas prohibiciones, según el grupo especial, no están racionalmente conectadas con el objetivo normativo declarado de proteger a los consumidores coreanos de los riesgos planteados por los radionúclidos en los productos aliminticios por encima de los niveles de tolerancia establecidos por Corea, esta discriminación es arbitraria o injustificable (7.343, 7.349, 7.350) y, por lo tanto, es incompatible con el párrafo 3 del artículo 2 del Acuerdo MSF (7.360).

Igualmente, el mantenimiento de las prescripciones en materia de las pruebas adicionales es discriminatorio porque:
(a) mientras que cada envío de productos alimenticios japoneses en el que se hayan detectado más de 0,5 Bq/kg de cesio o de yodo se somete a las pruebas adicionales con independencia del tipo de alimento de que se trate, solamente los 150 productos de otros orígenes, consumidos con más frecuencia, se someten a pruebas adicionales (7.329, 7.330);
(b) las pruebas adicionales de los productos japoneses se realizan en la frontera y en el punto de venta, mientras que los productos de otros orígenes se someten a las pruebas solamente en el punto de venta, lo que duplica la carga sobre las importaciones japonesas en comparación con los productos coreanos y de terceros países (7.330).

Como esta discriminación, según el grupo especial, no está racionalmente conectada con el objetivo normativo declarado de la medida, esta discriminación es arbitraria o injustificable (7.352-7.355) y, por lo tanto, es incomopatible con el párrafo 3 del artículo 2 del Acuerdo MSF (7.360).

Más sobre los argumentos de las partes y el razonamiento del grupo especial sobre la cuestión
La cuestión de si las medidas de Corea discriminan de manera arbitraria o injustificable entre Miembros en que prevalezcan condiciones idénticas o similares (violación del párrafo 3 del artículo 3 del Acuerdo MSF)

El Japón afirmó que las prohibiciones de importar y las prescripciones en materia de pruebas adicionales adoptados por Corea son incompatibles con el párrafo 3 del artículo 2 del Acuerdo MSF porque discriminan productos coreanos de manera arbitraria o injustificable y constituyen una restricción encubierta del comercio internacional. El Japón sostuvo en ese sentido que las condiciones de los productos aliminticios procedentes del Japón y los productos alimenticios de otros orígenes, aunque no idénticas, son, sin embargo, similares porque representan riesgos sanitarios similares regulados por las medidas de Corea (7.258). Concretamente, los productos alimenticios procedentes del Japón y los productos alimenticios de otros orígenos tienen niveles absolutos de contaminación similares que están comprendidos dentro de los límites de tolerancia de Corea (7.277).

Corea, por otro lado, afirmó que las condiciones pertinentes no son similares entre el Japón y otros Miembros, y cualquier distinción establecida por las medidas está racionalmente conectada con las diferencias en las condiciones prevalecientes en los territorios de los Miembros en cuestión (7.258). Según Corea, la base de comparación adecuada son las condiciones que prevalecen en el territorio del Japón y otros países, y no si los productos importados del Japón y de otros países plantean riesgos similares (7.264).

El grupo especial recordó que grupos especiales anteriores constataron que las condiciones pertinentes podrían determinarse por el riesgo de los productos que se aborda tal como se describe en el objetivo de la medida impugnada (7.266, 7.270). El grupo especial consideró que, en este caso, las condiciones pertinentes que hay que comparar entre los Miembros a fin de determinar si las condiciones son similares en el sentido del párrafo 3 del artículo 2 es si los productos procedentes del Japón y del resto del mundo tienen una posibilidad similar de estar contaminados por los 20 radionúclidos del Codex Alimentarius, en especial por cesio, yodo, estroncio y plutonio (los radionúclidos principales liberados al medio ambiente como consecuencia del accidente de la FDNPP), y si los niveles de contaminación serían inferiores a los niveles de tolerancia de Corea (7.283).

El grupo especial observó que antes del accidente de la FDNPP hubo importantes liberaciones de radionúclidos artificiales, que contaminaron el medio ambiente. Las precipitaciones radiactivas resultantes de los ensayos de armas nucleares son responsables de la mayoría del material radiactivo distribuido por el mundo. El accidente de la central nuclear de Chernóbil en 1986 fue otra gran fuente de contaminación radiactiva mundial, aunque tuvo efectos especialmente fuertes en Europa. El material radiactivo, principalmente cesio, liberado a la atmoósfera desde la FDNPP tambieén contribuyoó a los niveles mundiales de contaminación, aunque las precipitaciones radiactivas han afectado sobre todo al este y el norte del Japoón. El cesio y, en mucha menor medida, el estroncio y el plutonio vertidos al océano desde la FDNPP fueron en gran medida dispersados por las corrientes marinas y aumentaron los niveles de concentración existentes en el Pacífico Norte. Dadas sus características, cabe suponer que algunas cantidades de estos radionúclidos se ligaran a partículas, se hundieran y se depositaran frente a la costa de Fukushima. Lo mismo cabría decir en el caso de zonas cercanas a otras fuentes principales de contaminación. En síntesis, aunque los radionúclidos pueden estar más concentrados cerca de la fuente de contaminación, el material radiactivo procedente de todos estos sucesos se ha dispersado por todo el mundo en función del transporte atmosférico, las precipitaciones, las corrientes marinas y las características físicas y químicas de determinados isótopos (7.291).

En vista de ello, el grupo especial concluyó que las liberaciones anteriores de radionúclidos al medio ambiente siguen afectando a los productos alimenticios y significan que los alimentos de cualquier parte del mundo pueden estar contaminados por radionúclidos (7.298).

Después de haber llegado a esta conclusión, el grupo especial pasó a examinar las medidas específicas y los productos a que se aplican.

El grupo especial constató que el Japón no había satisfecho la carga de la prueba que le corresponde en lo que respecta a la existencia de condiciones similares en los productos japoneses y no japoneses en el momento de la adopción de las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2011 para los productos agropecuarios, los alimentos elaborados y los aditivos alimentarios — entre otras cosas, porque el Japón mismo reconoció que durante ese período los niveles de cesio en los productos alimenticios procedentes de las zonas más afectadas del Japón "aumentaron considerablemente" (7.301).

En lo que concierne a la adopción de las prohibiciones de importación de productos específicos respecto del bacalao del Pacífico y el colín de Alaska procedentes de cinco prefecturas japonesas en 2012, el grupo especial observó que fueron posteriores a la introducción por el Japón de sus propias restricciones internas a la distribución de estos dos productos de la pesca procedentes de las mismas prefecturas porque los niveles de cesio detectados en las muestras superaban el nivel de tolerancia de 100 Bq/kg. El grupo especial, por consiguiente, constató que el Japón no había satisfecho la carga de la prueba para demostrar su afirmación fáctica de que la posibilidad de contaminación por radionúclidos del bacalao del Pacífico y el colín de Alaska procedentes de las prefecturas pertinentes en 2012 fuera inferior a los niveles de tolerancia de Corea (7.302).

En lo que respecta a la adopción por Corea en 2013 de la prohibición general de importar, el grupo especial, después de haber examinado los datos del muestreo aportados por el MAFF (Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca) y el MHLW (Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar Social) del Japón correspondientes a los 28 productos de la pesca procedentes de cada una de las prefecturas afectadas, concluyó que el contenido de cesio medido en todos los productos de la pesca abarcados por la alegación del Japón, salvo el bacalao del Pacífico, era en ese momento constantemente inferior al nivel de tolerancia de 100 Bq/kg. Por lo que respecta concretamente al bacalao del Pacífico, cuatro muestras procedentes de Fukushima y dos de Ibaraki analizadas en los tres trimestres anteriores a la adopción de la prohibición general de importar superaban el nivel de tolerancia de Corea. Al mismo tiempo, el Japón mantenía sus propias restricciones al bacalao del Pacífico procedente de esas dos prefecturas. Por consiguiente, el grupo especial constató que, con respecto a los 27 productos de la pesca procedentes de las ocho prefecturas y al bacalao del Pacífico procedente de Aomori, Chiba, Gunma, Iwate, Miyagi y Tochigi, los datos avalan la conclusión de que la posibilidad de contaminación por cesio en estos productos era inferior al nivel de tolerancia de 100 Bq/kg. Sin embargo, el Japón no ha satisfecho la carga de la prueba para demostrar la misma afirmación fáctica con respecto al bacalao del Pacífico procedente de Fukushima e Ibaraki en 2013 (7.303).

Finalmente, en 2013 las prescpripciones en materia de pruebas adicionales se ampliaron a los productos de la pesca y los productos de la ganadería, así que desde septiembre de 2013 la medida se aplica básicamente a todos los productos alimenticios – productos de la pesca, productos de la ganadería y productos agropecuarios; alimentos elaborados; y aditivos alimentarios (7.304). Cuando se adoptó la medida, en general, se constató que menos del 1% de las muestras superaba el nivel de tolerancia de cesio de 100 Bq/kg para todas las categorías de productos procedentes de todas las prefecturas japonesas en conjunto y para la mayoría de cada una de las categorías de productos, siendo la principal excepción la carne de caza. Por consiguiente, el grupo especial constató que en el momento de la adopción de las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2013, en general, los niveles de contaminación por cesio presentes en todos los productos alimenticios japoneses eran inferiores a 100 Bq/kg (7.305-7.306).

En cuanto al mantenimiento de las prohibiciones de importación, los datos del MHLW y el MAFF muestran que desde el 3 de octubre de 2013 en ninguna de las pruebas de los 28 productos de la pesca abarcados por la alegación del Japón procedentes de cualquiera de las prefecturas japonesas se detectó cesio por encima del nivel de 100 Bq/kg. Una sola muestra de bacalao del Pacífico contenía 100 Bq/kg en marzo de 2014, pero la inmensa mayoría de las muestras de los 28 productos de la pesca analizados desde octubre de 2013 contenían entre 0 y 25 Bq/kg de cesio. El grupo especial reconoció que en determinadas ocasiones el contenido de radionúclidos medido en las muestras de pescado japonés era superior a los niveles de tolerancia de Corea. Sin embargo, varios de estos productos de la pesca (el pargo negro, la lubina, la solla de piedra y el salmón japonés) no eran objeto de la alegación del Japón y seguirán estando prohibidas con independencia del resultado de la presente diferencia (7.307).

Los expertos confirmaron que los datos facilitados por el Japón respaldan razonablemente la conclusión de que en 2015 los niveles de concentración de cesio en los productos alimenticios japoneses, generalmente, volvieron a niveles inferiores a 100 Bq/kg. Corea reconoció a ese respecto que ninguno de los más de 188.000 envíos de productos alimenticios japoneses importados en Corea había contenido cesio por encima de 100 Bq/kg (7.309).

El grupo especial estaba de acuerdo con Corea en que algunas muestras de las centenares de miles de muestras analizadas hasta finales de 2015 tenían niveles de cesio superiores a 100 Bq/kg. El grupo dijo que tenía en cuenta en su análisis esas pequeñas cantidades de productos que superan los niveles de tolerancia, no obstante, eso no cambiaba su conclusión general de que las posibilidades de que los productos alimenticios japoneses contengan cesio por encima de 100 Bq/kg es escasa (7.310). Un experto explicó que siempre será posible encontrar productos alimenticios que superen los 100 Bq/kg (no solo como consecuencia del accidente de Fukushima), pero como la exposición anual debida al cesio depende de la concentración de actividad general del cesio en los productos alimenticios, incluso algunos productos alimenticios no detectados que superen 100 Bq/kg no pondrían en peligro la conformidad de los alimentos con el límite de dosis de 1 mSV/año (7.311).

Pasando al comparar los productos procedentes del Japón con los productos de otros orígenes, el grupo especial observó que los resultados de pruebas disponibles para los productos alimenticios no japoneses muestran niveles especialmente elevados de cesio en las categorías de alimentos que es previsible que tengan una alta concentración de radionúclidos, como los hongos, las bayas y sus derivados. En cuanto a los productos de la pesca, los niveles de concentración de cesio se encontraban en un rango de 0,23 y 16 Bq/kg. El grupo especial concluyó que la mayoría de los productos tanto japoneses como no japoneses tienen posibilidades de contener cesio en cantidades inferiores al nivel de tolerancia de 100 Bq/kg. Un experto, reconociendo que el riesgo de niveles de contaminación absolutos más elevados es por supuesto mayor en una zona realmente contaminada, explicó que los datos disponibles indican que la probabilidad de encontrar esos niveles en los alimentos japoneses objeto de comercio no es mayor que en los productos no japoneses (debido a las restricciones impuestas por el Japón a la producción y la pesca). Por otro lado, determinadas categoríaas de productos, especialmente los animales y las plantas silvestres, tienen posibilidades de contener cesio por encima de 100 Bq/kg, ya procedan del Japón o de otros Miembros (7.314).

De manera similar, el grupo especial constató que los productos alimenticios del Japón y de otros orígenes tienen posibilidades similares de contener estroncio y plutonio por debajo de sus niveles de tolerancia respectivos (7.319).

Tenendo eso en cuenta, el grupo especial constató que:
  • en lo que respecta a la adopción de las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2013; y
  • con respecto a la adopción de la prohibición general de importar (para los 27 productos de la pesca abarcados por la alegación del Japón y para el bacalao del Pacífico procedente de las prefecturas de Aomori, Chiba, Gunma, Iwate, Miyagi y Tochigi)
existían condiciones similares en el Japón y en otros Miembros.

En lo que respecta al mantenimiento de las medidas de Corea, existían condiciones similares en el Japón y en otros Miembros para todos los productos alimenticios, incluidos los 28 productos de la pesca, en el momento del establecimiento del grupo especial (7.321).

En estas condiciones, el mantenimiento de las prohibiciones de productos específicos respecto del bacalao del Pacífico y el colín de Alaska, así como la prohibición general de importar de 2013 respecto de los 28 productos de la pesca procedentes de las ocho prefecturas, dan trato discriminatorio a los productos japoneses (7.325). Como estas prohibiciones, según el grupo especial, no están racionalmente conectadas con el objetivo normativo declarado de proteger a los consumidores coreanos de los riesgos planteados por los radionúclidos en los productos aliminticios por encima de los niveles de tolerancia establecidos por Corea, esta discriminación es arbitraria o injustificable (7.343, 7.349, 7.350) y, por lo tanto, es incompatible con el párrafo 3 del artículo 2 del Acuerdo MSF (7.360).

Igualmente, el mantenimiento de las prescripciones en materia de las pruebas adicionales es discriminatorio porque:
  • mientras que cada envío de productos alimenticios japoneses en el que se hayan detectado más de 0,5 Bq/kg de cesio o de yodo se somete a las pruebas adicionales con independencia del tipo de alimento de que se trate, solamente los 150 productos de otros orígenes, consumidos con más frecuencia, se someten a pruebas adicionales (7.329, 7.330);
  • las pruebas adicionales de los productos japoneses se realizan en la frontera y en el punto de venta, mientras que los productos de otros orígenes se someten a las pruebas solamente en el punto de venta, lo que duplica la carga sobre las importaciones japonesas en comparación con los productos coreanos y de terceros países (7.330).
Como esta discriminación, según el grupo especial, no está racionalmente conectada con el objetivo normativo declarado de la medida, esta discriminación es arbitraria o injustificable (7.352-7.355) y, por lo tanto, es incomopatible con el párrafo 3 del artículo 2 del Acuerdo MSF (7.360).
IV. El Japón no demonstró que las prescripciones en materia de pruebas adicionales son incompatibles con las obligaciones de Corea respecto a los procedimientos al amparo del artículo 8 y Anexo C del Acuerdo MSF

El grupo especial, después de haber concluido que las prescripciones en materia de pruebas adicionales de 2011 y 2013 son procedimientos para verificar y asegurar el cumplimiento de las medidas sanitarias de Corea en el sentido del artículo 8 y el Anexo C (a saber, el objetivo de las medidas de Corea es asegurar que los niveles de concentración de radionúclidos en los alimentos importados del Japón no superen los niveles de tolerancia de Corea y, en consecuencia, asegurar que la exposición de los consumidores coreanos a los radionúclidos presentes en los productos alimenticios sea tan baja como sea razonablemente posible por debajo de 1 mSV/año en el caso de todos los radionúclidos artificiales), constató que el Japón no había justificado cualquier alegación jurídica al amparo del artículo 8 y Anexo C (7.381, 7.384, 7.409, 7.415, 7.423, 7.445).

Más sobre los argumentos de las partes y el razonamiento del grupo especial sobre la cuestión
En el marco de su alegación jurídica al amparo del párrafo 1 a) del Anexo (discriminación de los productos japoneses), el Japón no dio detalles de por qué se debería considerar que los productos importados y los nacionales son similares (7.407).

Con respecto a la alegación jurídica al amparo del párrafo 1 c) del Anexo C (información exigida por encima de lo que es necesaria), los argumentos del Japón estuvieron destinados a abordar la obligación establecida en el párrafo 6 de artículo 5 de no aplicar medidas que entrañen un grado de restricción del comercio mayor del requerido para lograr el NADP, en lugar de abordar la necesidad de exigir información a efectos de la aplicación del procedimiento, que es la obligación establecida en el párrafo 1 c) del Anexo C. El grupo especial concluyó que, como los argumentos del Japón no se refirieron a la obligación establecida en el apartado c), eran insuficientes para demostrar una incompatibilidad en el marco de esa disposición y era más adecuado plantearlos en el marco del párrafo 6 del artículo 5 (7.414).

En el marco de la alegación jurídica al amparo del párrafo 1 e) del Anexo (las prescripciones para muestras individuales de un producto no se limitan a lo que sea razonable y necesario), el argumento del Japón, según el grupo especial, era una forma de reformular su alegación al amparo del párrafo 6 del artículo 5 y de establecer una incompatibilidad con el párrafo 1 e) del Anexo C como consecuencia de una incompatibilidad con el párrafo 6 del artículo 5 si la medida impugnada es un procedimiento de control, inspección y aprobación. El grupo especial no vio esa relación entre las dos disposiciones. En opinión del grupo especial, los argumentos del Japón no pueden servir de fundamento para una constatación de incompatibilidad en el marco del párrafo 1 e) del Anexo C (7.421).

Con respecto a la alegación jurídica al amparo del párrafo 1 g) del Anexo C (discriminación de los productos japoneses en la selección de muestras a los productos importados), los argumentos del Japón no abordaron discriminación en la selección de muestras, pero se refirieron a lo que le sucede a la muestra después de haber sido seleccionada, es decir, cuáles son los contaminantes cuya presencia se analiza y cuándo. El Japón no identificó en sus argumentos ningún elemento de los criterios de selección de muestras de Corea que sea diferente para los productos japoneses que para los coreanos (7.444). Por consiguiente, el grupo especial constató que el Japón no ha justificado la alegación que había presentado al amparo del párrafo 1 g) del Anexo C (7.445).
V. Corea actuó de manera incompatible con sus obligaciones en materia de transparencia establecidas en el artículo 7 y Anexo B del Acuerdo MSF

Publicando los anuncios de todas las 4 medidas, Corea actuó de manera incompatible con artículo 7 y el párrafo 1 del Anexo B del Acuerdo MSF (7.476, 7.487, 7.498, 7.501, 7.502) porque:

— Corea no demonstró que la dirección web en el que se había publicado el comunicado de prensa mediante el que se anunciaron las prohibiciones de importación de prodúctos específicos estaba disponible el día que Corea anunció las medidas ni cuál era el contenido disponible ese día. Además, Corea no presentó ninguna prueba que demostrara que en el momento de la adopción de la medida los Miembros interesados habrían sabido recurrir a ese sitio web para obtener información. Por consiguiente, Corea no publicó las medidas de manera que el Japón pudiera conocer el contenido de las medidas impugnadas (7.474);

— En el comunicado de prensa de 2013 mediante el que se anunció la prohibición general de importar con respecto a 28 productos de pesca procedentes de 8 prefecturas, a su vez, no se especificaron los productos abarcados. Por lo tanto, Corea no publicó el contenido completo de la reglamentación (7.477-7.483). Además, Corea no publicó la prohibición general de importar de manera que el Japón pudiera conocer el contenido de la medida (7.485). Por consiguiente, el grupo especial constató que, con respecto a la prohibición general de importar, Corea actuó de manera incompatible con el párrafo 1 del Anexo B y el artículo 7 (7.487);

— El comunicado de prensa de 2011 mediante el que se anunciaron las prescripciones en materia de pruebas adicionales tampoco incluyó el contenido completo de la medida (7.492). Por las mismas razones que en el caso de las prohibiciones de importación de productos específicos, Corea no publicó las medidas de manera que el Japón pudiera conocer el contenido de las medidas impugnadas. Por consiguiente, Corea actuó de manera incompatible con el párrafo 1 del Anexo B y el artículo 7 (7.498, 7.501).

— El comunicado de prensa de 2013 mediante el que se anunció la ampliación de las prescripciones en materia de pruebas adicionales tampoco contenía la información completa sobra la medida (7.494). El grupo especial concluyó que Corea no había publicado las medidas de manera que el Japón pudiera conocer el contenido de las medidas impugnadas (7.498). Por consiguiente, Corea actuó de manera incompatible con el párrafo 1 del Anexo B y el artículo 7 (7.502).

El grupo especial también constató que Corea había actuado de manera incompatible con el párrafo 3 del Anexo B y el artículo 7 porque su Servicio de información no respondió a una de las peticiones del Japón (7.517-7.519).

Más sobre los argumentos de las partes y el razonamiento del grupo especial sobre la cuestión
La cuestión de si Corea actuó de manera incompatible con sus obligaciones en materia de transparencia establecidas en el artículo 8 y Anexo B

El Japón sostuvo que Corea había actuado de manera incompatible con sus obligaciones en materia de transparencia porque había anunciado las prohibiciones de importar y las prescripciones en materia de pruebas adicionales mediante comunicados de prensa publicados en sitios web del Gobierno, el que, según el Japón, no era suficiente para cumplir la obligación establecida en el párrafo 1 del Anexo B (7.449, 7.465).

El grupo especial observó que el párrafo 1) del Anexo B exige la publicación de algo más que un anuncio de que la reglamentación existe: de acuerdo con el texto en su contexto y teniendo en cuenta el objeto y fin del párrafo 1 del Anexo B de lograr la transparencia, la obligación establecida en el párrafo 1 del Anexo B es publicar el contenido de la reglamentación sanitaria o fitosanitaria, no un anuncio de su existencia ni un breve resumen. No obstante, la publicación de la propia reglamentación no asegura necesariamente que la información incluida en ella sea suficiente para que los Miembros puedan conocer el contenido de la medida. La obligación establecida en el párrafo 1 del Anexo B exige que el Miembro importador se asegure de que la publicación de su reglamentación contiene elementos suficientes para que los Miembros interesados sepan qué condiciones se aplicarían a sus productos, con inclusión de los principios y métodos específicos aplicables a los productos. Los productores de los Miembros exportadores no pueden adaptar sus productos y métodos a las prescripciones del Miembro importador si no las entienden con suficiente detalle (7.461-7.463).

El grupo especial constató que los comunicados de prensa por los que se anunciaron las prohibiciones de importación de productos específicos incluyeron el contenido de la reglamentación propiamente dicha. En ellos se indicaron los productos (las especies de pescado específicas), el origen (las ocho prefecturas), y las condiciones aplicables (una prohibición total) (7.472). No obstante, el grupo especial digo que no tenía forma de saber si la dirección web correspondiente estaba disponible el día que Corea anunció las medidas ni cuál era el contenido disponible ese día. Además, Corea no presentó ninguna prueba que demostrara que en el momento de la adopción de la medida los Miembros interesados habrían sabido recurrir a ese sitio web para obtener información. Por consiguiente, Corea no publicó las medidas de manera que el Japón pudiera conocer el contenido de las medidas impugnadas (7.474). Por consiguiente, con respecto a las prohibiciones de importación de productos específicos, Corea actuó de manera incompatible con el párrafo 1 del Anexo B y el artículo 7 (7.476).

En el comunicado de prensa de 2013 mediante el que se anunció la prohibición general de importar con respecto a 28 productos de pesca procedentes de 8 prefecturas, a su vez, no se especificaron los productos abarcados porque el alcance exacto de la expresión "todos los productos de la pesca" es impreciso. La notificación presentada a la OMC proporciona más detalles sobre la cobertura de productos que en el comunicado de prensa y comprende productos como las algas. De modo similar, los exportadores japoneses podían carecer de claridad sobre si la expresión "animales acuáticos" se limitó a una interpretación más tradicional de los productos de la pesca o alcanzaba también a los productos de animales como las ballenas, los delfines, las marsopas, las focas y los leones marinos. Por lo tanto, Corea no publicó el contenido completo de la reglamentación. Además, por las mismas razones que en el caso de las prohibiciones de importación de productos específicos, Corea no publicó la prohibición general de importar de manera que el Japón pudiera conocer el contenido de la medida (7.477-7.483, 7.487). Por consiguiente, el grupo especial constató que, con respecto a la prohibición general de importar, Corea actuó de manera incompatible con el párrafo 1 del Anexo B y el artículo 7 (7.487).

En el comunicado de prensa de 2011 mediante el que se anunciaron las prescripciones en materia de pruebas adicionales no se hizo referencia a ningún radionúclido del Codex Alimentarius distinto del estroncio y el plutonio y no se incluyó ninguna referencia a los niveles de tolerancia. El comunicado no mencionó los niveles de cesio o yodo que activarían las pruebas adicionales, qué radionúclidos concretos serán analizados, ni los niveles máximos correspondientes a estos radionúclidos que darían lugar a que se rechazaran los productos. Por lo tanto, el comunicado de prensa no incluyó el contenido completo de la medida (7.492). Por las mismas razones que en el caso de las prohibiciones de importación de productos específicos, Corea no publicó las medidas de manera que el Japón pudiera conocer el contenido de las medidas impugnadas. Por consiguiente, Corea actuó de manera incompatible con el párrafo 1 del Anexo B y el artículo 7 (7.498, 7.501).

El comunicado de prensa de 2013 mediante el que se anunció la ampliación de las prescripciones en materia de pruebas adicionales no menciona los niveles de cesio que activarían las pruebas adicionales, qué radionúclidos específicos serán analizados, ni los niveles máximos correspondientes a esos radionúclidos que darían lugar a que se rechazaran los productos. El comunicado de prensa no da información sobre el procedimiento y el lugar de realización de las pruebas exigidas para los radionúclidos adicionales (7.494). El grupo especial también constató que, por las mismas razones que en el caso de las prohibiciones de importación de productos específicos, Corea no había publicado las medidas de manera que el Japón pudiera conocer el contenido de las medidas impugnadas (7.498). Por consiguiente, Corea actuó de manera incompatible con el párrafo 1 del Anexo B y el artículo 7 (7.502).

El grupo especial también constató que Corea había actuado de manera incompatible con el párrafo 3 del Anexo B y el artículo 7 porque su Servicio de información no respondió a una de las peticiones del Japón (7.517-7.519).


no distribuido
Contacto
Para cualquier consulta escriba a info@rovnov.com o utilice el formulario de abajo.

© Y. Rovnov, 2018
Made on
Tilda